¡Qué de moda está la palabra “motivación”!

Estándar

¡Qué de moda está la palabra “motivación”! Mucha gente la usa y abusa.   Por ejemplo: cuando nos piden que nos ilusione y nos llene de bienestar el trabajar en algo que no es estimulante por el mero fin de ganar dinero (Motivación de campo o Drive Externo)  aunque dicho trabajo no nos entusiasme y no se conecte con ningún futuro deseado (Motivación interna o Drive Interno).

Yo siempre doy el ejemplo del “status”. Una persona puede trabajar duro 60 horas semanales con el objetivImage result for personal driveo de  comprar  un coche muy caro  ya que piensa que ello le dara status. Por otro lado una persona puede trabajar muy duro para lograr un buen puesto laboral donde desarrollar su profesión, después de unos años quizás se compre un coche, quizás  no. Ambos casos quizás podrían  auto considerarse  con cierto “status”. Sin embargo en el segundo caso,  ello no era su  motor principal u objetivo determinante.

  • En los países industrializados podríamos decir que…

DRIVE INTERNO : Viene de nuestro lado más  fértil del corazón, está relacionado con lo que en verdad somos o queremos de verdad ser y hacer; le da la coherencia a nuestra imagen yoica. Se percibe como una sensación calma y persistente en el tiempo.  Pero quizás el ruido y la prisa a veces lo confunde con  el drive externo, causando insatisfacción personal al no ser totalmente conscientes de ello.

DRIVE EXTERNO : Esta focalizado en estímulos  del mundo moderno y/o en estímulos que están fuera de nosotros (externos), están en el ambiente como una “representación”, por ejemplo: el tiempo atmosférico, el status, dinero, belleza, etc… Y es por ello que escapa de nosotros, se ve altamente afectado por  la opinión de los demás, las costumbres de la persona y la orientación cultural.  Las frases “tengo qué” , “debería” ,  “así gustará más”, “si es que fuera…” ,”si sólo tuviera…” prima ante otras frases.

Ser consciente de esto puede orientarnos a reconocer los aspectos de nuestro “yo” que podemos explotar. Por ejemplo aquí en Dinamarca muchas personas provinientes de paises más cálidos, tienen serias dificultades para desarrollar una vida
social y personal fuera de casa, ya que quizás esperan que algún aspecto externo (la temperatura ,el calor, el sol, el folclore local) les oriente  a hacer algo que creen haber aprendido como “aportación de la felicidad” (salir a la calle a tomar un café en una terraza, ir a dar un paseo bajo el sol,etc…). Lamentablemente si las condiciones climáticas son cuanto menos “adversas”, es quizás el  “drive interno” de la persona el que tenga que redirigirse con el fin de  darle coherencia y globalidad a su “yo”. Es decir, en lugar de esperar a un día de sol y sin viento (estímulo externo), la persona podría crear otras nuevas condiciones y así redirigir  desde lo externo hacia lo interno,es decir; aquello que en verdad le motiva ser  pro-activo al organizar actividades, desarrollar nuevas formas de expandir su ésfera social y pasatiempo con las herramientas locales.

Por supuesto, como todo trabajo personal, ello también requerirá  esfuerzo personal.

  • ¿Qué pasa si mi drive interno está muy relacionado con vínculos filiales?

Los vínculos de apego a veces suelen más determinantes que las  condiciones estructurales del nuevo país (oportunidad laboral, educación, salud, seguridad ciudadana, etc…). Es importante el conocer nuestras propias características personales, puede que nuestro drive personal este estrechamente orientado a la esfera de arraigo (la familia como seno y las amistades reales como soporte) y ello sea el verdadero soporte de nuestro equilibrio “yoico” y no los estímulos externos tal como “calidad laboral o seguridad social”.

  • ¿Tener un drive interno es suficiente para lograr un resultado?

No, no lo es,  ya lo dice Emilio Duro en su discurso de “El tonto motivado”: se requiere más que querer para lograr algo. Con la ayuda de un profesional se requerirá el trabajar con el foco en aprender a conceptualizar lo que añoramos lograr, enmarcarlo en una línea base y llevarlo a la acción cada día, semana, mes y año.

  • ¿Qué hacer?

Cuando dialogo con mis clientes le llamo a esto “El camino de Santiago” ya que, el recorrer 300 kilómetros empieza mucho antes de iniciar la caminata,  comienza en Image result for motivationcasa  con la preparación física  y mental. El saber porqué elegimos hacer lo que hacemos y conocer lo que nos está impulsando, debemos tenerlo muy claro y bien definido en un marco “interno/externo”. Para ello,  un profesional de la psicología o mentor puede ayudarte en tu proyecto personal.

En Fent Psicologia y grupo Emfes Dinamarca estamos especializados en terapias holísticas y psicológicas. Somos un entorno profesional enfocado en tu bienestar.

Si estás interesad@ en seguir desarrollando tus potenciales te invito a que sigas mis artículos y que me escribas.

Sobre el autor:

http://about.me/gurullier

gurullier@gmail.com

http://www.linkedin.com/in/gustavorullier

http://emfes.dk/

http://www.fentpsicologia.com/

https://gurullier.wordpress.com/category/sobre-el-autor/

Anuncios

Mala suerte en el amor…

Estándar

Cliente: “…Es que siento que tengo un imán para atraer al hombre equivocado, da igual su nacionalidad pues parece que todos estuvieran cortados por el mismo patrón. Tengo mala suerte en el amor…”

Terapeuta: “Aunque pudiera parecer mala suerte, me pregunto si de todas estas experiencias hay algo que pudiera depender de ti para marcar un antes y un después en cada una de ellas; seguro que juntos podemos hacer de ello un aprendizaje para que te resulte útil, diferenciador y enriquecedor.”

Cuando evoco la palabra “suerte” me viene a la mente una persona, un ente que se encuentra sometido al fortuito azar, sin capacidad de maniobra o al menos con un muy bajo control de la situación; y la verdad, haceamor-e1297287629313 cuestionarme sobre el riesgo de circunscribir hitos importantes de nuestra vida: como el amor, la felicidad, la educación de los hijos, el desarrollo personal, al mezquino o grato riesgo de la suerte.

En mi vida particular y con mis queridos clientes (de los cuales solo hago que aprender) suelo utilizar “La paradoja del bar”: ¿Quién no ha soñado con tener su propio restaurante, tienda o bar? Posiblemente muchos de nosotros. Pues bien la empresa del amor (que no la dimensión afectiva en sí o la alineación idealizada de la misma) es algo así como abrir un bar con un compañero de negocios.

¿A cuántos de nosotros se nos ocurriría abrir un bar con la primera persona que nos hace sentir en confianza?, ¿es correcto seleccionar así al compañero de negocios e hipotecas? ,¿Cuántas veces tendría que fracasar tu empresa hasta poner el foco en ti y no necesariamente en tu compañero? Si tuvieras un amigo que cada vez que hace un negocio 0c50ebef98789ee5f08ecd66dd65b6acose busca al compañero equivocado, ¿le dirías que la vida es una tómbola o le dirías que tiene que alinear sus requisitos entre aquello que quiere, aquello que necesita y aquello que le permitiría llegar a sus metas personales y conjuntas?; ¿solo te dedicarías a hablar mal de sus ex-compañeros o le animarías, a que se diera cuenta que el futuro de su empresa depende más de él que de con quien se encuentra por el camino?.

Es cierto no somos máquinas en contraparte tampoco somos marionetas del azar o cometas que vuelan sin cuerda o paradero. Se que es harto complicado disciplinar hábitos que diariamente se deslizan sutilmente en nuestros comportamientos. Es exigente regir sobre nuestro ser que nos moviliza con danzas emocionales (de sensibilidad o de carencia, de elementos supra-racionales o sustratos biológicos) pero somos nosotros los que elegimos nuestro destino, somos los propios labradores de nuestras experiencias y los que cosecharemos sus frutos, por ello hemos de discernir la harina del trigo y empezar a toup-carl-ellie-oldmar partido sobre las plantas y flores que queremos que adornen nuestro propio jardín. Cómo decía Erich Fromm el amor, que no el ser amado, es un arte y como tal requiere un esfuerzo y conocimiento.

En el intríngulis del amor o simplemente en nuestro paso por este planeta lo enigmático del camino siempre estará ahí, pues una cosa es el utópico intento de pretender controlar absolutamente el destino, como persona o pareja y otra muy distinta es no regir el propio “patrón” de nuestra vida (soy crítico con las teorías de Peter Bürger) .

Dejar rienda suelta a nuestras reacciones bioquímicas y a nuestra necesidad de solventar la angustia de la separatidad, sin poner atención en que cada opción que tomamos no viene solo de la magia o de un respetable Dios sino que en parte también viene de nosotros y si no ponemos el foco en ello no podremos conducirnos a un aprendizaje, re-aprendizaje, a una aproximación de lo que anhelamos tanto de día, como de noche.

Así como en el ejemplo de “la paradoja del bar” en la empresa del amor hay muchos indicadores que nos ayudará1365203400972-shrek_the_third-649x330x80xXn a conseguir un estado de bienestar (independiente del estado de plenitud parcial o total) y tildadme de clásico pero solo tenemos una vida que afortunadamente es nuestra. Hay que tomar partido en ella, ser miembros activos de la misma nos hará conocernos mejor, divisar nuestras expectativas y relegar el azar, al menos en parte, a los juegos de mesa.

Gustavo Rullier P.

Psicólogo & Coach On – Line

Sobre el autor:

http://about.me/gurullier

http://www.linkedin.com/in/gustavorullier

http://www.fentpsicologia.com/

https://gurullier.wordpress.com/category/sobre-el-autor/